Emperadores Romanos


Lista de los Emperadores romanos (27 a.C. - 476):

Augusto
27 a. C.
Acaba con la Guerra civil en Roma y se hace con el control de la República romana. Conquistas en Hispania, África, Iliria, Panonia, Siria, Recia y Nórico. Derrota contra las tribus germánicas en la Batalla del bosque de Teutoburgo
Tiberio
14 d. C.
Elimina el sistema electoral propio de la República, victorias de Germánico en la frontera norte del Imperio, decidió fortalecer y consolidar el Imperio en lugar de continuar con la expansión del Imperio.
Calígula
37 d. C.
Hijo del general Germánico, anexionó la provincia de Mauritania, trató de aumentar su autoridad y reducir la influencia del Senado, comete una serie de decisiones que vacían el tesoro y derivan en crisis económica y hambruna
Claudio
41 d. C.
Gobierno de gran prosperidad para el Imperio romano, tanto en su administración como en el campo militar. Completa la anexión de Mauritania. Fortalece las fronteras de la Germania Superior y la Germania Inferior.
Nerón
54 d. C.
Impulsó la diplomacia y el comercio. Obtuvo importantes victorias contra el Imperio parto en Oriente. Logra sofocar revueltas de los britanos. Sufre un golpe de Estado en el año 68. Se recuerda su reinado por ejecuciones sistemáticas, incluyendo a su propia madre y a su hermanastro Británico y también por supuestamente estar tocando la lira durante el gran incendio de Roma
Galba
68 d. C.
Asciende a emperador tras derrotar a Nerón y ser aceptado por el Senado. Se producen rebeliones dentro del ejército que le impiden gobernar. Marco Salvio Otón se amotina junto a la Guardia Pretoriana y se hace con el poder. Es asesinado en el Foro Romano.
Otón
69 d. C.
Apoyó la rebelión del emperador Galba contra Nerón esperando posteriormente heredar de Galba el Imperio. Trata de resolver la inestable situación política del Imperio. Guerra civil contra Vitelio en la Galia y en el norte de Italia.
Vitelio
69 d. C.
Vence a su predecesor Otón en la Batalla de Bedriacum. Vespasiano se proclama emperador obteniendo el apoyo de todo el Oriente del Imperio romano. Es derrotado en la segunda batalla de Bedriacum.
Vespasiano
69 d. C.
Lucha contra Vitelio por el poder y lo vence en la segunda batalla de Bedriacum. Destacan de su administración sus programas de reformas financieras. Emprende campañas exitosas en Judea. Construye el famoso Coliseo de Roma.
Tito
79 d. C.
Emprendió un ambicioso programa de obras públicas en Roma. Finalizó la construcción del Coliseo de Roma. Erupción del Vesubio en el año 79 y el incendio de Roma del año 80. Falleció a causa de fiebres tras solamente dos años en el gobierno.
Domiciano
81 d. C.
Concentró en sus manos todos los poderes del gobierno en perjuicio del Senado y gobernó autocráticamente. Promulgó leyes que afectaron a todos los aspectos de la vida de los romanos y que se aplicaron rigurosamente. Mejoró la eficacia de la administración burocrática y redujo la corrupción endémica de las provincias.
Nerva
96 d. C.
Se enfrenta a graves problemas financieros y a dificultades para gestionar las tropas. Sufre una rebelión de la guardia pretoriana en el año 97 que le obliga a adoptar como heredero y sucesor a Trajano.
Trajano
98 d. C.
Exitoso militar, llevaría al Imperio romano a la mayor extensión de toda su historia. Impulsó la construcción de numerosos edificios públicos en la ciudad de Roma. Construyó el foro y el mercado de Trajano asi como la Columna Trajana. Conquista a los dacios en el año 106. Lanza una campaña militar contra el Imperio persa de los partos en el año 113, llegando hasta la ciudad de Susa.
Adriano
117 d. C.
Durante su reinado no se realizaron campañas militares significativas excepto la segunda guerra judeo-romana. Renunció a la conquista de Mesopotamia que había iniciado su predecesor Trajano pues consideraba inviable su defensa. Llevó a cavo numerosas reformas administrativas. Promovió mayor tolerancia hacia otras culturas y en particular los cristianos.
Antonio Pío
138 d. C.
Reinado estable, sin apenas revueltas ni tampoco notables campañas militares. Construyó el muro de Antonino en Britania para mejorar las defensas contra los caledonios. Fue un administrador eficaz y austero, dejó saneada la tesorería del Imperio. Se mantuvo respetuoso con el Senado. Concede a los libertos el derecho al voto en las comunidades.
Lucio Vero
161 d. C.
Gobernó junto a Marco Aurelio hasta su muerte en el año 169. Se encargó de dirigir campañas militares en el este del Imperio romano contra el Imperio parto así como la lucha por el control del reino de Armenia. Consiguió que los partos entregasen el oeste de Mesopotamia a los romanos.
Marco Aurelio
161 d. C.
Se enfrentó a numerosos conflictos militares en Asia contra el Imperio parto. Se ve obligado también a combatir a los bárbaros en la Germania Superior. En la Galia también se produjeron invasiones que logró sofocar. Sofocó además revueltas internas lideradas por las provincias del este. Gobernó inicialmente junto a Lucio Vero.
Cómodo
180 d. C.
Antes de ser proclamado emperador, ya había reinado junto a su padre Marco Aurelio, luchando en el Danubio. Al finalizar su reinado deja a Roma sumida en medio de una profunda crisis política que daría lugar a una época de guerras civiles.
Pertinax
192 d. C.
Reinó durante un breve intervalo de apenas tres meses, desde el asesinato de Cómodo hasta su propia muerte. Decepcionó a la Guardia Pretoriana que esperaba recibir una recompensa cuando fuera investido emperador. Se enfrentó a diversas conspiraciones que trataban de reemplazarle.
Clodio Albino
193 d. C.
Fue uno de los pretendientes al trono imperial durante el periodo de guerras civiles que acompañó a la muerte de Cómodo. El ejército controlado por Albino fue derrotado en Lugdunum.
Pescenio Níger
193 d. C.
Fue uno de los pretendientes al trono imperial durante el periodo de guerras civiles que siguieron a la muerte de Cómodo.
Didio Juliano
193 d. C.
Tras la muerte de Pertinax, el Imperio se sume en la anarquía. La Guardia Pretoriana subasta el trono al mejor postor. Didio Juliano gana dicha subasta pero su reinado dura a penas dos meses hasta su asesinato. A su fallecimiento le sigue un periodo de guerra civil hasta que Septimio Severo logra tomar el poder.
Septimio Severo
193 d. C.
Logra vencer a los aspirantes al trono imperial durante el periodo de guerras civiles que acompañó a la muerte de Cómodo. Llevó a cabo una exitosa campaña militar contra el Imperio persa de los partos. Logra recuperar Mesopotamia para el Imperio romano. Erige en Roma un arco del triunfo para conmemorar dicha victoria. Contuvo las invasiones bárbaras.
Geta
210 d. C.
Gobernó durante un breve periodo de tiempo junto a Caracalla hasta que este último ordenó su asesinato.
Carcalla
211 d. C.
Promulga el conocido como Edicto de Caracalla en el año 212 por el que extiende la ciudadanía romana a todos los habitantes libres de las provincias, impulsando la romanización del imperio. Impulsó la construcción de obras públicas como las termas de Caracalla o termas Antoninas. Lidera exitosamente varias campañas militares contra los bárbaros en Germania.
Macrino
217 d. C.
Continúa la guerra contra el Imperio persa de los partos que había iniciado su predecesor. Tiene lugar la batalla de Nibsis contra los partos, sin un vencedor claro. Se produce una rebelión de las legiones romanas que proclaman emperador a Vario. Finalmente es derrotado por las tropas de Heliogábalo y ejecutado poco después.
Heliogábalo
218 d. C.
Asciende al trono imperial tras derrotar a las tropas de Macrino en la batalla de Antioquía. Su comportamiento exténtrixo y licencioso así como el cambio de las costumbres romanas provocaron el rechazo del Senado romano y de la Guardia Pretoriana. Es asesinado en el año 222 y sustituido por su primo Alejandro Severo.
A. Severo
222 d. C.
Asciende al trono imperial tras el asesinato de su primo Heliogábalo en el año 222. Durante su mandato los sasánidas empezaron a sustituir a los partos en la frontera este del Imperio romano. Se produce un amotinamiento de los soldados cerca de Moguntiacum que acabó con su vida.
Maximino
235 d. C.
Inicia una campaña militar contra los dacios y los sármatas. Se produce una revuelta en las provincias de África. Persigue a los cristianos al declararlos enemigos del pueblo.
Gordiano II
238 d. C.
Fue asociado al trono de Gordiano I. Logró gran apoyo por el rechazo a Maximino tanto por el Senado como por la mayoría de las provincias romanas. Numidia se alía con Maximino e invade la provincia de África. Gordiano muere en la batalla contra los ejércitos de Numidia.
Gordiano I
238 d. C.
Se proclama sucesor de Alejandro Severo tras su asesinato por Maximino el Tracio. Se hace eco del clamor popular durante la revuelta que se origió en África.
Gordiano III
238 d. C.
Durante su reinado se producen ataques de bárbaros germánicos en el Rin y el Danubio. Los persas de Sapor I invaden los territorios de Mesopotamia. Se dirige a oriente para contener al Imperio persa. Logra una importante victoria contra los persas en la Batalla de Resaena.
Balbino
238 d. C.
Tras ser nombrado por el Senado, ocupó el trono imperial junto a Pupieno y en oposición a Maximino. Tras el asesinato de Maximino surgen disputas enter Balbino y Pupieno. La Guardia Pretoriana los termina por asesinar.
Pupieno
238 d. C.
Se dedicó a dirigir la lucha contra Maximino. Las propias tropas de Maximino se rebelan y lo asesinan. Tras estos hechos disolvió los ejércitos y terminó la guerra.
Filipo el Árabe
244 d. C.
Pacta una paz con el rey persa Sapor I. Es confirmado en Roma como Augusto. Se producen nuevas invasiones bárbaras de germanos al norte del Imperio en las provincias de Panonia. Se produce la invasión de Moesia (actual Bulgaria) por los godos. Logra sofocar todas las invasiones en el año 248.
Trajano Decio
249 d. C.
Reforzó las instituciones estatales. Se opouso militarmente a cualquier amenaza externa al Imperio, las cuales eran cada vez más frecuentes en la frontera norte. Ordenó retomar el culto y las ofrendas que se habían perdido en los últimos tiempos. Construyó obras públicas y edificios como las Termas Dacianas. Impulsó la persecución a los cristianos. Se produce una epidemia en el añp 251 conocida como peste antonina.
Treboniano Galo
251 d. C.
Logra la retirada de los godos del territorio romano a cambio de pagarles tributos. Se extiende la peste en Roma, echándole la culpa a los cristianos, acusados de ofender a los dioses romanos lo que provocaría su persecución. Los godos vuelven a cruzar el Danubio e invadir el territorio romano.
Hostiliano
251 d. C.
Ocupó el trono imperial por un breve periodo de tiempo gobernando junto a Treboriano Galo tras la batalla de Abrito contra los godos en la que muere Decio. No está clara la causa de su muerte, barajándose la posibilidad de que hubiese sido por la epidemia de peste o asesinado por orden de Treboniano.
Galieno
253 d. C.
Gobernó junto a su padre Valeriano como coemperador hasta el año 260 y posteriormente hasta el año 268 en solitario. Durante su gobierno en solitario el Imperio se encontraba sumido en una gravísima crisis (Crisis del siglo III) con el Imperio Galo independiente así como los ataque externos por barbaros y persas.
Emiliano
253 d. C.
Es proclamado emperador por sus legiones y asciende al trono imperial tras los asesinatos de Treboniano y su Volusiano. Fue reconocido como legítimo por el Senado. Su gobierno fue breve entre agosto y octubre.
Valeriano
253 d. C.
Adjunta a su hijo Galieno como coemperador. El inicio de su reinado estuvo marcado por graves amenazas territoriales. Los persas de oriente conquistan los territorios romanos de Antioquía. Sapor I ocupa Armenia. Fue el primer emperador que cayó preso en manos enemigas. Tras su muerte los persas ocupan Siria, Cilicia y Capadocia.
Claudio II
268 d. C.
Sofoca la rebelión de Aureolo. Vence a los alamanes en el año 269. Inicia una campaña contra los godos que habían saqueado Iliria y Panonia logrando la victoria en la batalla de Naisso. Previno la invasión de los jutungos y de los vándalos. Muere enfermo de peste.
Aureliano
270 d. C.
Logra vencer a los alamanes, godos y vándalos. Logra reunificar a los territorios del Imperio Galo que se habían escindido años atrás. Reincorpora a Roma el Imperio de Palmira. Ordenó la construcción de las murallas aurelianas en Roma. Abandonó definitivamente la provincia de Dacia.
Quintilo
270 d. C.
Fue proclamado emperador tras la muerte de su hermano Claudio II el Gótico. Su rivalidad con Aureliano llevó a que fuera asesinado o forzado a suicidarse al poco de ascender al trono.
Tácito
275 d. C.
Venció a los godos, quienes habían saqueado grandes extensiones de territorio romano en la costa del Mar Negro. Muere a los seis meses de ascender al trono imperial.
Probo
276 d. C.
Logra vencer a los invasores bárbaros que habían invadido la Galia e Iliria. Restablece el orden en las provincias orientales. Se sobrepone a varios intentos de usurpación. Muere en el año 282 durante la revuelta de Marco Aurelio Caro.
Floriano
276 d. C.
Es proclamado emperador tras la inesperada muerte de su predecesor Tácito. Logra el reconocimiento del Senado romano y de gran parte de los territorios imperiales. Se enfrenta a la revuelta de Probo que se había levantado tras su ascenso al poder imperial. Fue asesinado por sus propias tropas.
Caro
282 d. C.
Es proclamado emperador por las tropas de Recia y Nórico. Logra vencer a los sármatas y cuados en la frontera norte del Imperio, los cuales habían invadido la región de Panonia. Vence a los persas en los territorios de Mesopotamia. Muere al año siguiente de ascender al trono imperial.
Numeriano
283 d. C.
Ostentó el cargo de emperador romano junto con su hermano Carino entre diciembre de 283 hasta su muerte en noviembre del año 284. Era a su vez hijo del emperador Caro.
Carino
283 d. C.
Asciende al trono imperial junto a su hermano, Numeriano. Tras la muerte de su padre, el emperador Caro, se opone a la proclamación de Diocleciano por las tropas orientales. Es vencido y asesinado en la batalla de Margus en el río Gran Morava.
Diocleciano
284 d. C.
Vence a Carino, el otro hijo de Caro, en la batalla del Margus. Instaura una tetrarquía nombrando a Maximiano coemperador y césares a Galerio y a Constancio. Combatió a los sármatas en el Danubio Luchó contra los alamanes. Establece negociaciones diplomáticas con el Imperio persa sasánida logrando una paz duradera.
Maximiano
286 d. C.
Comparte con Diocleciano el cargo de emperador durante la tetrarquía. Emprendió numerosas campañas militares. Dominó a los rebeldes baugada de la Galia. Venció a las tribus germánicas en la frontera norte del Imperio. Se produce el levantamiento de Carausio en Britania y el noroeste de la Galia Combate a los piratas moros de Hispania.
Galerio
305 d. C.
Fue uno de los integrantes del sistema de gobierno conocido como tetrarquía impuesto por Diocleciano. Dirigió campañas militares contra el Imperio persa de los sasánidas. Saqueó Clesifonte, capital sasánida. Protagonizó también campañas en la frontera norte del Imperio romano a lo largo del Danubio contra los carpos, venciéndolos en varias ocasiones.
Constancio I
305 d. C.
Venció al usurpador Alecto que se había levantado en Britania. Emprendió numerosas campañas militares en la frontera norte del Imperio romano venciendo a alamanes y francos. Combatió a los pictos en Britania. Muere de forma inesperada en Eburacum, Britania (actual ciudad de York). Tras su fallecimiento se derrumbaría el sistema de gobierno de la tetrarquía de Diocleciano.
Constantino I
306 d. C.
Se convierte en el gobernante de todo el Imperio romano de Occidente. Vence a Licino en la batalla naval de Crisópolis reunificando el Imperio romano. Refunda la ciudad de Bizancio (actual Estambul). Logró importantes victorias sobre los francos y los alamanes en el 306. Vence a los visigodos en el año 332 y a los sármatas en el 334. Detuvo la persecución a los cristianos y les permitió libertad de culto con el Edicto de Milán.
Severo II
306 d. C.
Fue emperador menor (César) dentro del periodo de la tetrarquía (sistema de gobierno implantado por Diocleciano). Invadió la península itálica para luchar contra los usurpadores pero fue derrotado y posiblemente asesinado por los mismos.
Majencio
306 d. C.
Gobernó la península Itálica y el norte de África.
Licinio
308 d. C.
Comparte el imperio con Maximino Daya. Tiene lugar el Edicto de Milán por la que se dejó de perseguir a las comunidades cristianas. Fue el emperador rival de Constantino I. Es vencido por este en la Batalla de Crisópolis.
Maximino Daya
310 d. C.
Obtiene el título de César tras proclamarse Licinio como Augusto. Tras la muerte de Galerio, Licinio y Maximino se dividen los territorios. Se alía con el usurpador Majencio, quien posteriormente sería derrotado por Constantino. Dicha alianza provocó la ira de Liciano quien le atacó y venció en la batalla de Tzirallum. Tras esta batalla huye y fallece poco después.
Constante
337 d. C.
Hijo de Constantino I, ascendió al trono imperial junto a sus hermanos Constantino II y Constancio tras la muerte de su padre. Tras la división del gobierno del Imperio le tocó administrar las provincias occidentales.
Constancio II
337 d. C.
Tras la división del gobierno, le tocó la administración de las regiones orientales del Imperio romano Tras el conflicto entre sus hermanos en el año 340 en el que muere Constantino II y el asesinato en el año 350 por Magnencio, Constancio II combatió contra este usurpador y lo venció en las batallas de Mursa Major y Mons Seleucus quedándose como único gobernante del Imperio. Combatió a los alamanes en el año 354. Venció a los cuados y a los sármatas en el Danubio en el año 357.
Constantino II
337 d. C.
Tras la muerte de su padre, se convierte en emperador junto a sus hermanos Constancio II y Constante, dividiéndose el imperio del que le tocaría la Galia, Britania e Hispania.
Vetranión
350 d. C.
Fue aceptado como emperador tras la muerte de Constante a manos de Magencio para luchar contra este.
Juliano
361 d. C.
Es encargado de combatir la invasión germánica que estaba teniendo lugar en la Galia, resultando eficazmente victorioso. En el año 361 intentó usurpar la dignidad de Augusto y se preparó para la guerra civil. Se le conoce con el sobrenombre de El Apóstata por haber renegado públicamente del cristianismo.
Joviano
363 d. C.
Tras la muerte de Juliano, continuó la retirada de las tropas romanas del Imperio sasánida. Acuerda un tratado de paz con los sasánidas que resultó muy desfavorable y humillante por el que se perderían varias provincias orientales.
Valentiniano I
364 d. C.
Tuvo que enfrentarse a la revuelta de Procopio a quien derrota en Tiatira en el año 366 y ejecutado posteriormente. Combatió en varias guerras en África, Germania, Britania y Roma. Se enfrentó con nuevos pueblos bárbaros como los burgundios o sajones. Instaló su cuartel militar en Milán para controlar el norte de Italia. Posteriormente se estableció en París y luego en Reims para dirigir los ataques contra los alamanes.
Valente
364 d. C.
Gobierna un Imperio oriental bastante disminuido por la pérdida de las provincias orientales en los tratados de paz de Joviano con los sasánidas. Sufre la rebelión de Procopio en Constantinopla. Vence a Procopio en la batalla de Nacoleia. Combate contra los tervingios de Atanarico y logra un pacto favorable a los intereses romanos. Guerra gótica. Muere en la batalla de Adrianópolis.
Graciano
367 d. C.
Derrotó a los alamanes en la batalla de Argentovaria. Tras la muerte de Valente en la Batalla de Adrianópolis, el gobierno del Imperio de Oriente quedó en sus manos. Proclama a Flavio Teodosio el gobierno de la parte oriental para enfrentarse a la invasión goda. Durante su reinado el cristianismo se convierte en la religión dominante dentro del Imperio. Prohibió las celebraciones paganas en Roma.
Valentiniano II
375 d. C.
Gobernó las regiones de Italia, Iliria y África tutelado por su madre Justina.
Magno Máximo
383 d. C.
Reinó en el Imperio romano de Occidente. En el año 386 se enfrenta a Valentiniano quien huye a Oriente. Pierde la batalla de Sava y es asesinado por sus legionarios.
Teodosio I el Grande
392 d. C.
Tras su muerte la administración del Imperio romano se dividió de manera permanente en dos, la parte occidenta y la parte oriental. Logra vencer a los godos. Se enfrenta con éxito a dos guerras civiles. Estableció el credo niceno como el ortodoxo dentro del cristianismo.
Honorio
393 d. C.
Asciende al trono imperial tras la muerte de su padre, Teodosio I, en el año 395. Durante su reinado se produjo el desmembramiento del Imperio romano de Occidente.
Constantino III
407 d. C.
Fue un usurpador del Imperio romano de Occidente contra Honorio. Se declaró emperador en el año 407. Abdicó en el año 411.
Constancio III
421 d. C.
Se convirtió en emperador del Imperio romano de Occidente por un breve periodo de tiempo, gobernando junto a Honorio.
Juan
423 d. C.
Fue un usurpador del Imperio romano que se disputó el trono con Valentiniano III.
Valentiniano III
425 d. C.
Es nombrado emperador del Imperio romano de Occidente tras vencer al usurpador Juan en una corta guerra civil en Italia. En el año 432 tiene lugar la Batalla de Rímini. Logra sofocar las bagaudas en la Galia en el año 437. Firma la paz con los suevos. Se produce un avance de los vándalos en África que culmina con la caída de Cartago. Tienen lugar las invasiones hunas de Atila el Huno.
Petronio
455 d. C.
Gobernó como emperador de Occidente entre el 17 de marzo y el 31 de mayo del año 455.
Avito
455 d. C.
Fue proclamado emperador del Impero occidental con el apoyo de los visigodos. Posicionó a un gran número de aristócratas galorromanos en el poder de Roma.
Mayoriano
457 d. C.
Intentó sin éxito restaurar algo del poderío romano y protegerlo de su desaparición. Promulgó una colección de leyes de Derecho Romano conocida como Breviarium que fueron recogidas en el Código Teodosiana. Firma la paz con Genserico reconociendo a los vándalos en Mauretania.
Libio Severo
461 d. C.
Fue nombrado emperador por Ricimero tras la destitución de Mayoriano. Gobernó como emperador de Occidente entre el 2 de noviembre del 461 a agosto del año 465. Se enfrenta a invasiones y disturbios en las provincias.
Antemio
467 d. C.
Fue emperador del Imperio occidental entre el 12 de abril del 467 y el 11 de julio del año 472. Se enfrentó a los avances de los visigodos con Eurico y con los vándalos de Genserico en el norte de África.
Olibrio
472 d. C.
Gobernó el Imperio romano de occidente entre el 11 de julio y el 2 de nobiembre del año 472.
Glicerio
473 d. C.
Gobernó el Imperio romano de Occidente entre el 3 de marzo del año 473 y el 24 de junio del 474.
Julio Nepote
474 d. C.
Gobernó el Imperio romano de Occidente entre el 24 de junio del año 474 y el 28 de agosto del año 475.
Rómulo Augústulo
475 d. C.
Gobernó entre el 31 de octubre del año 475 y el 4 de septiembre del año 476. Fue el último emperador del Imperio romano de Occidente. Fue destronado por el bárbaro Odoacro lo que supuso el final del Imperio romano de Occidente.

Mapa Interactivo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos cualquier comentario o sugerencia.